2014/12/06

MIS LIBROS PREFERIDOS - ESSE IMAGINARIA

Hoy empieza a colaborar en mi blog, una cordobesa con una imaginación y una sensibilidad que se salen del planeta. A élla le gusta usar su pseudónimo, Alfmega Marín, en su blog  Esse Imaginaria:   http://miraguay.blogspot.com.es/.  Acaba de publicar un libro con todos los poemas y relatos que comparte en el blog.




Ahora ya sabéis su verdadero nombre. Os dejo con un bello poema de la autora. Saludos amigos.


AMANTES SIAMESES

   

A cada paso los aires en mi boca, 
se prenden.. 
hablándote de mi amor 
y de mi lejanía sin distancia 
que miente.

Y tú siempre aquí a mi lado,
 tan mío...
Y yo aquí, tan lejos..
 sobrevolando tus solitarios andenes
umbríos..


Tan franco tú,
 y tan noble..
 Mirando al frente,
clavado certero por siempre
 en el negro de mis ojos,
que volátiles te buscan 
y no te entienden... 

Tú y yo, 
siameses amantes 
habitantes de mundos distantes...
Y tú y yo..

Y mi alma que es tu alba 
aunque descifrarla no consigas,
 y tu aliento de acero,
 que es mi ser entero
que busca tus bridas.

 Hay un remolino de quereres
sobre nuestras mil palabras calladas 
que nos amordaza los ojos y las manos..
   Dos corazones abrazados
 frente al mundo.. 
latiendo universos paralelos 
que jamás se encontraron..  


                                       Alfmega Marín                                             

2014/12/05

EL AULA DEL NARRADOR - EL NARRADOR Y EL RASTRO DE LAS EMOCIONES




EL NARRADOR Y EL RASTRO DE LAS EMOCIONES




  Por Nestor Belda



Al escribir una historia, el autor no debe perder de vista las emociones. Las palabras, a pesar de ser un material tan cotidiano, están hechas de una sustancia poderosa, capaz de movilizar masas, de hacernos felices o desdichados, y que el escritor, en la fragilidad de su oficio, debe comprender y explorar. John Gardner, en El arte de la ficción, nos dejó una verdad que no admite duda ni disputa: «El asunto primordial de la ficción ha sido, es y será siempre la emoción humana, las creencias y los valores de los seres humanos.» Quizás uno de los mejores consejos que se le pueda ofrecer a un escritor en ciernes es que nunca pierda el rastro emocional de la historia. Esto no es, de ningún modo, recurrir a los tópicos sociales que, se supone, deberían tocar nuestras fibras más 
íntimas. Esos son golpes bajos al que cualquiera podría recurrir para ganarse cuatro palmadas en la espalda. Ni tampoco se trata de provocar compasión con compasión, emoción con emoción (Flannery O’Connor). Por el contrario, seguir el rastro emocional es comprender que así como el ser humano se mueve a impulsos emocionales (miedo, alegría, placer, repugnancia, enfado, tristeza), nuestros personajes también; y que el lector se mantendrá en la lectura mientras sienta esas emociones en sus propias entrañas. Emociones de tinta y papel, es verdad, pero verdaderas. Ese es el arte de la escritura.



2014/12/04

EL CANARIO DE ISABEL - BOMBAS INTELIGENTES


BOMBAS INTELIGENTES






 Por Isabel Salas










Tres niños, dos niños, un niño.
Tiraron una bomba 
y ya no hay niños.
Con precisión quirúrgica,
de bombas listas, inteligentes.
¿Cultas?
Bombas muy elegantes, 
con don de gentes.
Que van a la escuela.
  
Tres, dos, uno
disparen
¡Fuego!
tres niños menos.

Que listas son las bombas,
que matan extremistas.
Los matan en el nido.
Por ser tan listas 
los matan cuando chicos,
para que luego
no se compren mochilas, 
de terroristas.

Que listas son las bombas
que nos protegen
de niños extremistas.
Disparen
¡Juego!

Juego de fuego,
de gente grande, 
que mata niños chicos.

MIS POEMAS -TÚ





¿Eras tú?,
la chica de ayer,
la que le hizo estremecer,
el trocito de cielo
que impulsó su amanecer.
¿Eras tú?, 
la alegría difuminada
por toda su alma,
la luz que proyectaba
su sendero en el agua.

¿Eras tú?,
el calor de un anhelo,
el frescor de su hielo,
la sonrisa que firmaba 
con aliento de caramelos.                                                             
¿Eras tú?,
la que se marchó,
y él se preguntó
si de verdad eras tú.


                 Javier Jiménez                                       Foto de Nycolai Alexander

2014/12/02

4º RETO TERRITORIO DE ESCRITORES - HABLEMOS DE TIEMPOS PASADOS

MEJOR NO RECORDAR





Serían alrededor de las once menos cuarto, a punto de concluir la sesión con la doctora Silvia Pérez, psicóloga titulada, muy reconocida en el terreno de los traumas infantiles. Era la quinta sesión a la que acudía Antonio, pero no conseguía abrirse. Se preguntaba a sí mismo porqué diablos tomaría la decisión de ir a terapia. En el fondo si lo sabía, era consciente de que nunca terminaba de ser feliz, se sentía agobiado con todo lo que hacía, él intuía que tenía algún tipo de trauma o algo parecido. La doctora empezaba a estar harta. No había soltado ni una palabra en cinco horas de terapia y hoy venía decidida a darle un ultimátum si no cambiaba de actitud. A las once en punto, cuando la terapeuta se disponía a decirle que se buscara a otra persona, que no podía perder más su valioso tiempo, Antonio comenzó a hablar...

-Con el paso del tiempo, cada vez me cuesta más recordar mi infancia. Cuando escucho a mis amigos hablar de lo bien que lo pasaban con sus padres, una sensación de incomodidad se aloja en la boca de mi estómago. No puedo evitar sentir que lo que para los demás era normal para mí fue un anhelo, me privaron de mis derechos como niño. Mirando las cosas con perspectiva, intento ponerme en la piel de mi madre. Supongo que con veinte años no es fácil criar un niño sola porque tu novio se ha largado y te llevas mal con tu familia. También imagino que es fácil desahogarte con lo que tienes más a la mano. Sola, sin dinero, frustrada y nerviosa, debe de ser muy difícil... , pero qué necesidad había de buscar una fusta, de esas para arrear a los caballos, y darme una paliza con ella?, qué cosa tan grave puede hacer un niño de siete u ocho años que merezca tal castigo?. Para colmo de males parecía atraer todas las cosas malas, como cuando conoció a un individuo que apestaba todo el día a alcohol y su hobby preferido era darle palizas. Recuerdo una vez que, de madrugada, me despertaron los gritos de mi madre, me levanté y vi al cabrón ese agarrándola de los pelos y arrastrándola por toda la casa mientras la pateaba. De rebote, claro, también tuve mi ración de paliza. Lo peor de todo fue que lo aguantó durante dos o tres años, no lo recuerdo bien. Lo que no se me olvida fue aquel día que el borracho cumplió cincuenta años y se bebió hasta el agua de los floreros.Yo, iluso de mí, me acerqué para felicitarlo y sin mediar palabra me pegó una bofetada tan bestia que me tiró al suelo, así, sin más, que necesidad había?. Esto es todo lo que quiero recordar. Hubo algunas cosas más...pero prefiero no acordarme -. 

                                                                                                                     Javier Jiménez